Un Compendio De Lirica Retorica – Honras Mi Existir

Para Todas Las Cosas

diciembre 29, 2017

Para Todas Las Cosas                                                                                                                     

Composición de letra y música  Betsy Soto                                                                                                                                                   

Agosto del 2003

 

Me encontraba en mi hogar en la ciudad de Leisure City Florida. Esa noche tuve un sueño extraño. Soñaba que un personaje me invitaba a acompañarlo a recorrer toda mi casa. Me llevo hacia una y otra habitación.  Todas eran familiares sin embargo junto a Él, lucían diferentes más espaciosas y elegantes.

Mientras me enseñaba las diferentes áreas de la casa, me hacía comentarios sobre el progreso de cada lugar, comentando sobre pequeños detalles que no había percatado. El lugar donde la familia se reunía a cenar, el lugar donde los niños jugaban, las recamara de los niños, y así fue haciendo comentarios estimables de cada lugar.  Yo le comente que a pesar de nuestro hogar ser pequeño e humilde, era un hogar lleno de amor, y sonreí con ternura al percibir visiones tiernas de mis hijos descansando en sus recámaras.

-Ahora te quiero mostrar algo-  me dijo; – ¿estas lista?

Asintiendo mi cabeza le respondí que sí, y cuando creí que saldríamos del comedor hacia el extremo de la casa, divisé dos puertas dobles de madera sólida, luciendo una superficie rústica y a la vez refinada. Él abriendo las puertas dobles, me invito a pasar extendiendo su mano izquierda hacia la entrada.

Una vez dentro quede perpleja al ver un salón inmenso en plena construcción. Los cimientos estaban reforzados con hileras de bloques, las divisiones manifestaban áreas amplias y cómodas. Las columnas que sostenían el lugar eran de madera sólida y las divisiones de cada lugar también. Ciertamente era inmenso e impresionante y según pude ver, solo se necesitaba agregar las paredes cerrando las divisiones, y darle el terminado para el lugar estuviera listo.

– ¿Cómo es posible que esto estuvo aquí todo este tiempo y yo jamás lo supe-; pregunté al personaje?

– Porque aún no era el tiempo. – respondió

Aún no era el tiempo repetí, mientras observaba aquel lugar e imaginaba las muchas cosas que podría hacer ahí. Al despertar me quedé meditando en aquel extraño sueño y tuve indicación de tomar las escrituras y leerlas. Al abrirla la Biblia, leí en el libro de Eclesiastés capítulo 3.

Eclesiastés 3:1-15                                                                                                                                   

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;  tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?  Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él.  Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida; y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres. Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó. Después de leerlo comencé a cantar el siguiente canto:

 

Para todas las Cosas todo tiene su tiempo.

Tiempo de nacer tiempo de morir                                                                                                                             

tiempo de llorar tiempo de reír                                                                                                                                         

tiempo de endechar y tiempo de bailar.

 

Para todas las Cosas todo tiene su tiempo.                                                                                                                     

Tiempo de  plantar tiempo de cosechar                                                                                                                       

tiempo de allegar y tiempo de  esparcir                                                                                                                                          

De destruir y de construir.

 

Coro:                                                                                                                                                                                              

¿Qué tiempo es? Es tiempo de cantar.                                                                                                                             

¿Qué tiempo es? Es tiempo de palmar                                                                                                                            

¿Qué tiempo es? Es tiempo de alabar                                                                                                                                                               

 ¿Qué tiempo es? Es tiempo de adorar.                                                                                                                                          

 ooo  

 

-2-                                                                                                                                                                                                

 Para todas las cosas todo tiene su tiempo.                                                                                                               

Tiempo de abrazar tiempo de rechazar                                                                                                                                       

Tiempo de callar tiempo para hablar                                                                                                                               

 tiempo de herir y tiempo de sanar.                                                                                                                           

 

Para todas las cosas todo tiene su tiempo.                                                                                                               

Tiempo de guardar tiempo de desechar                                                                                                                         

 tiempo de odiar tiempo para amar                                                                                                                                  

 tiempo de  guerra y tiempo de paz.   

 

Puente:                                                                                                                                                                                       

No hay cosa mejor en la vida

que alegrarse en el bien.                                                                                                

Todo en su tiempo

el buen Senor hermoso creo.                                                                                                                                                 

Se sabio en tu tiempo y gózate                                                                                                                                                      

pero nunca, nunca olvides                                                                                                                                                          

que todas las cosas bajo el sol  

tienen su tiempo.                                                                                                                                                                                

 

///Para todas las cosas///                                                                                                                                                    

todo tiene su tiempo                                                                                             

 

Coro: ¿Qué tiempo es? Es tiempo de cantar.

¿Qué tiempo es? Es tiempo de palmar

¿Qué tiempo es? Es tiempo de alabar

¿Qué tiempo es?  Es tiempo de adorar.

ooo

 

 

Romanos 8:28                                                                                                                                      

Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *