Un Compendio De Lirica Retorica – Sinceramente

Mensajero De Dios

diciembre 29, 2017

Mensajero De Dios                                                                                                                        

Compositora de letra y música : Betsy Soto                                                                                                                                 

agosto del 2001

 

Lucas 10: 1-2  Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.

Era el verano del 2001 había sido invitado a participar en una gira evangelistica por un gran amigo y hermano de mi padre (Antonio Gutiérrez) el Apóstol Luis Cruz Lara desde Estados Unidos, hasta Centroamérica. Debido a que tenía previos compromisos y un viaje pendiente a Nicaragua, no pude aceptar la cálida invitación. Una gira Evangelistica era uno de  mis anhelos, sinembargo la invitación llegó en un tiempo no propicio. Aun así me console pensando que les acompañaria en espíritu, con oraciones y estaría al  pendiente de cada evento, y sus localidades.  

Estando de vacaciones en High Springs, una noticia triste llegó a mis oídos, una hermana muy querida que llevaba por nombre Juana del Moral acababa de fallecer. Mi corazón se afligió en gran manera. ¿Cómo es posible que no la pudiera ver antes de fallecer, y despedirme de ella? Me entristecí muchísimo, más al no poder hacer nada en medio de la situación solo le pedí a Dios consuelo, y aceptación por mí, y por los suyos.

En medio de mi oración escuche unas palabras susurradas a mis oídos, “No llores por los que han fallecido sino por lo que aún viven”.  Realmente estas palabras me desconcertaron y no comprendí el porqué de ellas o a que se referían. Entonces respondí a la voz que me habló, “Señor, no comprendo”.  La misma suave voz susurro nuevamente, “Escribe a Luis Cruz.”

Escribir a  Luis Cruz, pensé. ¿Pero cómo iba a escribir sobre alguien a quien muy apenas conocía?  Tarea difícil que me había dado Dios. No sabía realmente como era, solo que era un buen amigo de mi padre, que lo queríamos mucho por su amabilidad y cortesía de siempre, y por qué siempre que le escuchaba hablar ofrecía un mensaje de fe, esperanza, y inspiración a todos.  ¿Qué escribir Señor?, me pregunté una y otra vez.

Recordé que la campaña evangelística estaría por iniciarse, si ya no se había iniciado. No obstante, ese fin de semana me propuse preguntarle a todos los que conocían a Luis Cruz, que me contaran sobre sus experiencias junto a él.

De esa manera comencé en mi tarea indagando entre los hermanos y familiares que lo conocían. En el proceso descubrí que la campana se había iniciado y estando en México, Luis había sufrido de un derrame cerebral. Aun después de conversar con quienes lo conocían, y familiarizarme un poco más sobre él, no podía escribir lo que el Señor quería que escribiera. Para serles sincera,  mi mente estaba en blanco, nada recibí.

Pensé de momento que tal vez sería un mensaje para mi solo a seguir su ejemplo.  Comencé a delinear el mensaje, ore mas nada. Pensé, que tal vez sería un escrito para compartir en las próximas reuniones, ore y tampoco nada.  Cada vez que intentaba iniciar el tema lo mismo ocurría. “Cuán fácil fuera solo escribir lo que me piden, si me dictaran las palabras”,  dije a mi misma con sarcasmo  y me reí ante mi impaciencia. Cuando creí que ese día sería infructuoso recibí las palabras; “Mensajero de Dios”.  

Estas palabras aunque me fueron dadas de manera muy sutil, me impactaron grandemente.  Fueron la señal que justo necesitaba para que el espíritu obrará proveyendo la inspiración de esta nueva canción. Tras estas palabras se produjo en mi mente una explosión de versos y notas musicales todas formando un embrollo, sin tiempo, ni métrica. Entonces escuche como si alguien me cantará una melodía entrelazadas con frases, versos algunos audible otros inaudibles.  Entrando en éxtasis, logre escuchar las palabras que me dictaban y la melodía que cantaba. Escuche y anote y esto fue lo que recibí;

 

De vestiduras muy blanca,

con la armadura de Dios                                                                                                                   

Y ungido de gracia se lanza

en busca de lejana mies.                                                                                                   

Lleva en sus labios un canto                                                                                                                                               

Brilla en  su rostro la paz                                                                                                                                                                       

A nada teme, Jehová le sostiene                                                                                                                                            

Es mensajero de Dios.

Inicia su largo viaje

hacia extrañas praderas                                                                                                             

Guiados por fuerzas divinas

se enfrenta a luchas doquier                                                                                        

Llega a los campos marchitos

contempla la desolación                                                                                               

con entusiasmo

siembra aquel campo

el mensajero de Dios.

Coro:                                                                                                                                                                                           

Embajador valiente                                                                                                                                                                        

Tu humildad es de admirar                                                                                                                                                                    

Tu paciencia y fe Dios premiará                                                                                                                                             

Titán de nuestro siglo

has inspirado nuestro ser                                                                                                      

Mensajero de Dios,  

Dios es contigo.

-2-

Pasan los años de luchas,

llegan los años de pruebas                                                                                                             

Ruge una horrenda tormenta,

estalla la gran tempestad.                                                                                             

Se aproxima el invierno,

sus fuerzas no son igual                                                                                                             

Su paso es lento, no obstante 

es Mensajero de Dios.

No comprendía porque Dios me había dictado a escribir en la última estrofa un verso de esperanza y de resurrección, como si ya hubiese fallecido.  Como si deberíamos seguir su ejemplo, y sentí cierto temor escribir de muerte estando aún él, en el mundo de los vivientes. No obstante le agregue la última estrofa y asi concluí el himno.

 

Amaneció es primavera, sonriendo da ánimo y fe                                                                                                                    

y aquellos que inician el viaje,

“Firmes y adelante con fe”.                                                                                 

Guerrero del gran Yo Soy,

tu viaje ha sido triunfante.                                                                                              

Pastor contempla la grey hermosa

y a los mensajeros de Dios.

 

Poco después regresó a Miami, y después de haber terminado el himno, lo fui a visitar al centro de rehabilitación donde se encontraba . Para mi placer, me concedieron la oportunidad de verlo, y contarle sobre la experiencia que había recibido de Dios. Sus ojos lloraron al escuchar la experiencia vivida sonrió y bajando su cabeza en señal de humildad, me dijo, “Gracias”.  Con lágrimas en mis ojos y con voz quebrada, le dije “Mensajero de Dios, Dios es contigo” y le impartí el mensaje de Dios para el.

Pasaron algunos años, más no fue hasta entonces que llegó ese día triste cuando lo despedimos y tendimos en su dulce descanso que  pude comprender la incógnita. Había escrito una profecía, la cual el Señor me permitió verla cumplida. Ciertamente había amanecido era primavera para él, y su mensaje eterno será, “Firmes y adelantes con fe”.  Mientras lo despedí con mi canción, vi a mi lado todos los que le amaban y conocían muy de cerca, los que fueron formados por su gran ejemplo de humildad, y fidelidad, junto a sus familiares y más escuchando atentamente dando la gloria y la honra a Dios por su vida.

Es mi anhelo que a través de este mensaje musical, podamos ser inspirados a seguir tras sus pasos. Este siervo de Dios, fue un gran evangelista el cual tuve la dicha de conocerle.  Así como los apóstoles en los tiempos de la iglesia primitiva lucharon, se sacrificaron hasta morir por cumplir con la gran comisión, Luis Cruz Lara lo dio todo por amor a la obra de Dios. Demos gloria y honra a nuestro Dios porque existen siervos y siervas que también apacienta la grey de Jehová.  

La Evangelización es Vida! Apostol Luis Cruz Lara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *