Un Compendio De Lirica Retorica – Sinceramente

Madre

diciembre 29, 2017

 

Madre                                                                                                                                                                                        

Compositora de letra y música: Betsy Soto

Abril 1999

 

La historia del himno -Madre- surgio asi;

Estando en mi casa, en  Leisure City, me encontraba junto mis 3 hijos. Estaba en mis quehaceres cotidianos cuando la noticia desagradable llegó a mis oídos, mi madre estaba hospitalizada.  No conociendo la causa de su mal, imagine lo peor y mi ser se afligió en gran manera. Después de investigar un poco con el hospital, y mi familia, me explicaron, que Mami había sufrido un ataque cardiaco.  

¡Qué angustia!, ¡Qué dolor! Solo de imaginarme la vida sin ella, mi corazón involuntariamente se agitaba angustiado. Llegue de inmediato al hospital y al verla tan debil, y fragil me pareció como si fuera semejante a una avecilla frágil desvalida,  y similar a una florecilla tierna y delicada. Siempre supe que era especial para mí, pero hasta ese entonces  descubrí, lo preciosa e imprescindible que era en mi vida. Bueno ya sabes, aun hablando de esa experiencia, no puedo evitar conmoverme.

Al siguiente dia, de regreso a casa, encontré a mi madre descansando plácidamente. Por mi mente recorrieron escenas junto a ella, desde mi niñez hasta la actualidad. Recordé sus palabras, las expresiones de su rostro al verme sufrir,  al verme sonreír o simplemente caminando con manos entrelazadas junto a las mías. Existían un sin números de veces que ella me había consolado sin saberlo, y otras veces consciente. Solo bastaba una dulce mirada, una palabra optimista, o una oración para tornar mi dia nubloso en un dia luminoso.

Cuántas veces, el saber que ella existía en mi vida, me llenaba de deseos de vivir. Ciertamente ella era una resplandeciente lumbrera de guia en mi vida, y mi fiel amiga. La ternura, el amor,  y el agradecimiento hacia ella inundó mi ser y recordé que tiempo atrás ella me había pedido que le escribiera unos versos musicales. Yo, en el estrés de la vida había fallado en complacerla.  

Decidida a cumplir con su humilde petición, después de la experiencia abrumante, (no fuera a suceder que volviera a repetirse este episodio y ella ser privada de su deseo). En oración le pedí a Dios que me ayudara a escribirle unos versos musicales.  No serian a la altura de los versos que ella escribía a Dios, pero le pedí que mis  versos encerraran todo mi amor y cariño. El Señor fue benéfico, y así nació el tema Madre.  

Poco después junto a ella en el Día de las Madres de ese mismo año le regale unos humildes versos de amor. Para mi dicha, fui recompensada de la manera más gratificante, una tenue sonrisa de aceptación, una expresión dulce de agradecimiento, y una mirada amorosa de los ojos de mi madre querida. Estos fueron los versos musicales que le dedique a mi dulce madre, Minerva G. Acanda.

 

ESCUCHA AQUÍ

Madre  

Madre, eres dulce avecilla’ sencilla y querida.

Madre, tu amor me inspira’ esta melodía.

Madre, cuando triste he llorado’ a mi lado has estado.

Madre, eres mi fiel amiga lumbrera de guía.

 

Coro:

¡Oh! Madre, jamás he de olvidarte,  

Si tu alma y la mía son dos almas unidas.

¡Oh! Madre,  yo por ti resplandezco

a ti dedico mis versos, mi canción y mil besos.

 

-2-

Madre,  cuando tu  ojos lloran, se fruncen en melancolía

Siento, que mi pecho se oprime al verte sufrir,  ¡Madre mía!  

Quiero, cantarte los versos que agitan mi sensible pecho.

Quiero, que mi Cristo te inunde de gracia tus días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *